miércoles, 27 de abril de 2011

El catador de amores

Una cuaderna vía en homenaje al Mester de clerecía, que utilizó esta estrofa en los inicios de la poesía castellana. Espero esos doctos clérigos disculpasen  el contenido tan poco clerical. Juan Ruiz, el arcipreste de Hita, sí que creo que me comprendería porque fue nuestro maestro en este tipo de versos, siete siglos atrás en su Libro del buen amor.


EL CATADOR DE AMORES

             Recuerda mi advertencia final, aunque me gustaría que no hicieses caso de ella,
             porque sigo pensando que el día que te encuentre lo dejaré todo por ti.


Yo soy con la mujer como quien prueba un vino,
primero es el color, luego olerlo con tino,
y al fin llega el sabor, ese placer divino;
ser catador de amores, ese ha sido mi sino.

Mil veces he intentado actuar con razón,
pero cada experiencia despierta mi ilusión;
primero la apariencia, después la diversión,
gozar del primer beso, compartir la pasión.

¿Mas, por qué conformarse con el mismo manjar?;
por muy bueno que sea, es humano pensar
que siguiendo la ruta del probar y probar
seguro que algún otro lo puede superar.

Por eso, mi tesoro, te escribo esta advertencia,
si no te gusta el riesgo, si prefieres la ciencia
del dos y dos son cuatro a la concupiscencia,
y si te crees en serio que es santa la decencia;

no te dejes probar, “no estés por la labor”,
al final lo probable se escribe con dolor.
Sólo si sabes ver en lo oscuro esplendor,
piensa que puedes ser mi verdadero amor.

"Filosofandos y utopías" de "Pensando en Vosotras"
Ricardo Fernández Esteban ©

Para los que queráis más información sobre el libro del buen amor, os remito a una entrada del Instituto Cervantes. 

Espero que nadie, y en especial vosotras, ya que esta cuaderna pertenece a mi libro Pensando en vosotras, se ofenda por el tono y tema del poema. El humor puede expresarse en formato de versos, y el autor no tiene que comulgar con las opiniones del narrador.


Posdata de Noviembre de 2015: Mi buen amigo el abate Sancho Baile, que últimamente está callado y no me está aportando material para su antología erótica que le publico en este blog (será que está practicando más que platicando) , se me aparece y dice que se lo incorpore a su antología. Le digo que no, que está muy vago y que se busque él los poemas. 

martes, 19 de abril de 2011

Quevedo: Dichoso puedes, Tántalo, llamarte...


Hoy protagoniza el Blog Francisco de Quevedo, uno de los grandes poetas (para mí el mejor) del siglo de oro, que aún no había visitado esta bitácora. Este es un soneto amoroso que precisa, como los de la época, de una descodificación que efectuaré (como otras veces) con la ayuda de los comentarios de la magnífica profesora Rosa Navarro.

El soneto alcaza con Quevedo su plenitud formal y conceptual y cuatro siglos después sigue siendo un placer leer esos endecasílabos.


DICHOSO PUEDES, TÁNTALO, LLAMARTE...

Tántalo, con el agua al
cuello sin poder beberla,
 y con la fruta a mano
 sin poder comerla.
Dichoso puedes, Tántalo, llamarte,
tú, que, en los reinos vanos, cada día,
delgada sombra, desangrada y fría,
ves, de tu misma sed, martirizarte.


Bien puedes en tus penas alegrarte
(si es capaz aquel pueblo de alegría),
pues que tiene -hallarás- la pena mía
del reino de la noche mayor parte.

Que si a ti de la sed el mal eterno
te atormenta, y mirando l'agua helada,
te huye, si la llama tu suspiro,

yo, ausente, venzo en penas al infierno;
pues tú tocas y ves la prenda amada;
yo, ardiendo, ni la toco ni la miro.

D. Francisco de Quevedo Villegas


Estos sonetos amorosos, no responden a una situación emocional real del "yo poético" (el autor / narrador), sino a unos juegos de estilo que siempre suelen mostrar a la amada desdeñosa con el poeta.

En este poema el narrador enamorado se compara con el personaje mitológico Tántalo (castigado por robar el nectar y la ambrosia divina) que a pesar de tener a su alcance el agua no podía saciar su sed, y en los cuartetos lo considera más dichoso que él. En los tercetos explica que al menos Tántalo puede ver y tocar lo que codicia (el agua) aunque no pueda beberla, mientras que él, ausente de su dama, no tiene ni ese consuelo. En este soneto no se indica explícitamente, pero se supone en estos juegos literarios que esas ausencias se debían al poco interés que ponían las desdeñosas damas en sus caballeros.

En este link a la Fundación Francisco de Quevedo podéis acceder su poesía y a mucha más información sobre el autor y su obra. Cervantes virtual también le dedica un apartado.

Y no podía faltar un enlace a un poema, Es amarga la verdad,  cantado por Paco Ibáñez, que tanto ha hecho para dar a conocer la poesía a través de sus letras musicadas (y de propina canta también Si tu vienes a la romería de Lorca). 



jueves, 14 de abril de 2011

"Una cala, una melena y una foto" de PENSANDO EN VOSOTRAS.

Éste fue el primer poema que leí cuando presenté mi poemario Pensando en vosotras, en Abril de 2011 en el Ateneu de Barcelona. El soneto pertenece al capítulo Recuerdos y nostalgias, que abre el largo camino de encuentros y desencuentros del protagonista del libro con las  mujeres que han cruzado la senda de su vida de forma real o imaginaria, en aquella parte del tiempo antiguo donde el deseo se confunde con la realidad.

En esta página del blog encontraréis más información sobre este libro publicado por Sial Ediciones.
 



UNA CALA, UNA MELENA Y UNA FOTO
Fragmento del original

        Hay fotos que recuerdan lo que hubiéramos
        ganado de no perderos, por ejemplo ésta.

Esta luz de recuerdos imborrables,
este azul de increíble transparencia,
este viento que hoy rima con paciencia,
este espacio de entornos abarcables.

En la orilla del mar —amigo amable—
cuando el sol se encamina hacia su ausencia
he sentido tan viva tu presencia,
todas tus sensaciones agradables,

que en el altar de la dorada arena
te imagino real, tal como antaño
cuando tu larga y cálida melena

vistió tu desnudez, en una foto
que atesoro —después de tantos años—
como exvoto de culto de un devoto.

Pensando en Vosotras (2011).
Ricardo Fernández Esteban ©


Gracias a todos por vuestra asistencia, superar las ochenta personas en poesía fue casi tanto como llenar el "Palau Sant Jordi" en un concierto. En este enlace tenéis otros poemas de ese libro publicados en el blog.



Aquí os adjunto un link a la web de ACEC con un resumen del acto y fotos del mismo.
Adenda de agosto 2015: Más de cuatro años después sigo recordando con agrado aquella presentación. Fue un libro escrito lentamente y que a propósito tardé en publicar. Supongo que ya debe de estar descatalogado, si a alguien le intereresa yo tengo algunos ejemplares disponibles.

miércoles, 6 de abril de 2011

José Zúñiga "In Memoriam". Noche en vela.

   El 3 de Abril de 2011 nos dejó José Zúñiga. No lo conocí personalmente, pero lo traté en Facebook donde nos comentábamos los sonetos que íbamos colgando en "2011: Año del endecasílabo", grupo en el que coincidieron a grandes poetas que rendían tributo a ese verso de excepcional musicalidad.
   Os adjunto uno de sus magníficos sonetos que nos colgó en Febrero de ese año. No hacen falta comentarios, al leerlo nos inunda la poesía, y la rima no es un corsé sino un marco que realza el cuadro.


NOCHE EN VELA

Amante soy de ti, no me abandones
en la vigilia de la Inmaculada.
Sé virgen para mí, no pierdes nada
resguardando tu cuerpo entre almidones.

Amo tu sordidez, los perdigones
que lastran tus palabras, tu mirada
perdida, lujuriosa. Soy manada,
perro soy sin collar y sin razones.

Te ayudaré a flotar, aunque me hunda
en el cenagal propio de esta noche
que ya es mi propia noche. Noche inmunda,

noche tuya de mí, piadosa noche
de vigilia constante. Que no cunda
ningún pánico en ti. Soy tu derroche.

Jose Zúñiga
Publicado el 5/2/11 en "2011: Año del endecasílabo", grupo de Facebook


Adenda de Julio de 2015:

Ya han pasado más de 4 años desde que murió José Zúñiga y, aunque sea un tópico, es cierto que las personas desaparecen físicamente pero perviven en sus obras. 

Aquí tenéis su blog con sus poemas que ha mantenido inmutable en este tiempo y el homenaje que le hizo Alexis Díaz Pimienta en su blog Cuarto de mala música . También se mantiene vivo su perfil en Facebook y es que en el mundo digital perviven los recuerdos que no queremos olvidar.

Por último, éste el el último video de José, pocos días antes de morir, recitando uno de sus poemas.

Hasta siempre y disfruta en el Parnaso.