miércoles, 9 de septiembre de 2015

Izar las velas

Este poema pertenece a un proyecto, Islario de pasiones, que ya he puesto parcialmente en marcha con la publicación de una plaquette bilingüe que contiene siete poemas traducidos al griego por Maira Furnari.

El poemario va creciendo a ritmo lento y quizás lo publique en un libro.


IZAR LAS VELAS
para Lluís Ferrés, que me inspiró y sabe hacer realidad este poema

Levar el ancla, liberar el barco,
izar las velas, atrapar la brisa
que nos regala impulso. Abrir el rumbo,
liberando la escota, hasta la aleta.
No buscar la ceñida que hoy la caña
quiere servir al viento, no enfrentarse
con él, ¿qué importa el pétalo que escoja
si cualquiera conviene de la rosa?

Dejar que el horizonte difumine
el perfil de los montes de la isla,
otros a proa esperan tu arribada
y a veces el azar y su consejo
es la mejor bitácora del viaje.
Deja en paz la electrónica y verás,
si navegas en busca de experiencias,
que la mejor escuela es la Odisea.

Es tan fértil en islas el Egeo
que breve te será la singladura;
este mar es camino de destinos
aunque dejes al viento de patrón.
Al divisar la costa evita puertos,
busca abrigo, fondea e imagínate
lo que pudo haber sido navegar
sin cartas, GPS, ni compás.

Islario de Pasiones. Ricardo Fernández Esteban ©



Este poemario recorre el círculo, sea vicioso o virtuoso, del navegante en su ruta por los islarios debe  escoger entre el camino y el destino. 

El mar, el viento, los puertos, los perfiles de las islas, el recuerdo de lo perdido y la esperanza de recuperarlo, le acompañan en este viaje mítico hacia y a través de archipiélagos nítidamente griegos. Aquí encontraréis más información sobre esta plaquette y mis otros poemarios de viaje por las islas griegas.

Izar las velas está dedicado a Lluís Ferrés Gurt, conocedor de las artes del navegar y amante del Egeo. Si queréis disfrutar de este Mediterráneo que une tantas culturas os recomiendo cualquiera de sus libros




Adenda de junio de 2017: Recuerdo este poema, a punto de iniciar un viaje en velero por el Dodecaneso. Hace ya cinco años también lo recorrí a vela como final de un viaje de un mes en que crucé el Mediterráneo desde las costas españolas. Espero continuar la bitácora que escribí en su día y os animo a compartirla.

2 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Extraordinario poema, muy bello, como todos los que componen el Islario de pasiones.
Te felicito.
Francesc Cornadó

pepa llorens llopis dijo...

Sublime, como todas tus letras!!!